quinta-feira, 12 de fevereiro de 2009

Trompete - Trumpet - Trompeta

O trompete é instrumento musical de sopro, um aerofone da família dos metais, caracterizada por instrumentos de bocal, geralmente fabricados de metal. É também conhecido como pistão (por metonímia). Quem toca o trompete é chamado de trompetista.



O trompete é um tubo de metal, com um bocal no início e uma campana no fim. A distância percorrida pelo ar dentro do instrumento é controlada com o uso de pistos. Além dos pistos, as notas são controladas pela pressão dos lábios do trompetista e pela velocidade com que o ar é soprado no instrumento.

O trompete é utilizado em diversos gêneros musicais, sendo muito comumente encontrado na música clássica e no jazz. Em estilos mais acelerados, como o ska e latinos como o mambo e a salsa, bem como no maracatu rural, na zona da mata do norte de Pernambuco.


É um instrumento de tubo cilíndrico em três quartos da sua extensão, tornando-se então cônico e terminando num campana. Desde meados do século XIX (1815) o Trompete está munido de três pistões, o que lhe permite produzir cromáticamente todos os sons dentro da sua extensão. Tem um bocal hemisférico ou em forma de taça.

Os primeiros trompetes eram feitos de um tubo de cana, bambu, madeira ou osso e até conchas, e só mais tarde se fizeram de metal. Embora os trompetes sejam instrumentos de tubo essencialmente cilíndrico, há trompetes extra-europeus (por exemplo, as do antigo Egipto) que são nitidamente cónicos. Os mais primitivos eram usados à maneira de um megafone, para fins mágicos ou rituais: cantava-se ou gritava-se para dentro do tubo para afastar os maus espíritos.



A partir da Idade do Bronze os trompetes passaram a ser usados sobretudo para fins marciais. Na Idade Média os trompetes eram sempre feitos de latão, usando-se também outros metais, marfim e cornos de animais. No entanto, tinham uma embocadura já semelhante à dos instrumentos atuais: um bocal em forma de taça. Este bocal era muitas vezes parte integrante do instrumento e não uma peça separada, como acontece atualmente.



Até fins da Renascença predomina ainda o trompete natural, ou trombeta natural (aquela que produz os harmónico naturais). As trombetas menores eram designadas por clarino. Era habitual, ao utilizar várias trombetas em conjunto, cada uma delas usar só os harmônicos de uma determinada zona. Durante o período Barroco os trompetistas passaram a se especializar em cada um destes registos, sendo inclusive remunerados em função disso. O registo clarino, extremamente difícil, era tocado apenas por virtuosos excepcionais, capazes de tocar até ao 18.º harmônico. A trombeta natural no registo de clarino tem um timbre particularmente belo, bastante diferente do timbre do trompete atual.



O desaparecimento, após a Revolução Francesa, de pequenas cortes que mantinham músicos foi uma das razões que fizeram com que os executantes de clarino desaparecessem também no fim do século XVIII. A impossibilidade de produzir mais sons para além de uma única série de harmônicos era a maior limitação dos instrumentos naturais. Já no principio do Barroco este problema começa a ser encarado seriamente, surgindo os trompetes de varas.



Existe em Berlim uma trombeta de 1615 em que o tubo do bocal pode ser puxado para fora 56cm, aumentando o comprimento do tubo o suficiente para o som baixar uma terceira. Vários instrumentos, hoje obsoletos, foram construídos como resultado de invenções e tentativas, até ao aparecimento dos pistões em 1815. Surge então uma nova era, não só para o trompete como também para outros metais. Hoje os modelos mais usados são os trompetes em Dó e Si bemol. As suas extensões, em notas reais, são no primeiro caso: #2 / 5 e em segundo caso: Mi2 / 5.



Em ambos os modelos podem-se distinguir três registos distintos:

  1. No registo grave (#2 / Si2, notas escritas) a sonoridade é sombria.
  2. O registo médio (3 / 3) é muito claro e brilhante.
  3. As notas mais agudas (Si4 1 5) são também brilhantes, mas estridentes.

Existem ainda outros tipos de trompete menos usados:

  • Mais agudos:
    • Trompete em Ré - (à 2ª M sup; sol#2 - mi5) Trompete em Mi b - (à 3º m sup; lá2 - Fá5)
    • Trompete piccolo em Sib - ( à 7ª m sup; mi3 - sol5)
  • Mais graves:
    • Trompete baixo em Mi b - (à 6ª M inf; láb 1 mib4) Trompete baixo em Dó - (à 8ª P inf; fá# 1 dó4)
    • Trompete baixo em Sib - (à 9ª M inf; mi 1 sib3)

La trompeta es un instrumento musical de viento, perteneciente a la familia de los instrumentos de viento-metal o metales, fabricado en aleación de metal. El sonido se produce gracias a la vibración de los labios del intérprete en la parte denominada boquilla a partir de la columna del aire (flujo del aire). La trompeta comúnmente, está afinada en si (bemol), es decir, un tono por debajo de la afinación real (también hay trompetas afinadas en fa, en do, en la y en mi ).

El músico que toca la trompeta recibe el nombre de trompetista.


La trompeta está construida con un tubo de latón, generalmente, doblado en espiral de aproximadamente 180 cm de largo con diversas válvulas o pistones que termina en una boca acampanada, que recibe el nombre de campana o pabellón. Los dos primeros tercios del tubo son prácticamente cilíndrico, lo que le proporciona un sonido fuerte y brillante, al contrario de lo que ocurre con la corneta y el fliscorno, que poseen un tubo cónico y producen un tono más suave. Los otros dos tercios restantes son un tubo cónico, excepto en los últimos 30 cm en las que el tubo se ensancha para formar la boca en forma de campana. El calibre es una serie compleja de vueltas, más pequeñas en el receptor de boquilla y más grande justo antes del comienzo de la campana. El diseño cuidadoso de estas vueltas es crítico para la entonación de la trompeta.[1]


Como con todos los instrumentos de metal, el sonido es producido por el aire que se sopla a través de los labios cerrados, obteniendo un "zumbido" en la boquilla y comenzando una permanente ola de vibración en la columna de aire en el interior de la trompeta. El trompetista puede seleccionar la ejecución de una gama de matices armónicos o cambiando la apertura y tensión del labio ejercida sobre la boquilla (conocida como la embocadura).



En principio, su capacidad para producir sonidos se limitaba a una serie de armónicos sobre la nota fundamental. Sin embargo, con la posterior adaptación del mecanismo del pistón, la trompeta se convirtió en un instrumento cromático. Está provista de tres pistones y en general está afinada en si , do o la. Cuando su afinación es en do no hay necesidad de transportar. En la trompeta en Si y la trompeta en la, la transposición es básicamente la misma que se utiliza para el clarinete.[2]


La trompeta tiene tres pistones que dirigen el sonido por diferentes partes de la tubería que forma el instrumento y de esta manera alarga o acorta el recorrido del sonido y, por tanto, consigue su afinación cromática. Cada uno de estos pistones aumenta la longitud de los tubos cuando son pulsados, lo que reduce la tonalidad de la nota. El primer pistón, que está conectado a un tubo de largo mediano, reduce la nota de la trompeta en dos semitonos; el segundo pistón, conectado a un tubo de corta longitud, baja la nota un semitono; y el tercer pistón, conectado a un tubo largo, baja la nota tres semitonos. En ocasiones existe un cuarto pistón, como es el caso de la trompeta piccolo, que reduce en 5 semitonos la nota de la trompeta. Mediante la combinación de estos tres (o cuatro) pistones se consigue casi toda la afinación cromática dado que se obtienen hasta ocho longitudes diferentes en el tubo resonador. El sonido se proyecta hacia el exterior por la campana.[1]


De esta forma, la trompeta en si al apretar el primer pistón (dos semitonos menos), hace que do baje a si , mi a re, y sol a fa. En la tonalidad real baja si a la , re a do, y fa a mi . Al apretar el segundo pistón (un semitono menos), do baja a si, mi baja a re (sostenido), y sol a fa . En tonalidad real baja si a la, re a do , y de fa a mi. Al apretar el tercer pistón (tres semitonos menos), do baja la, mi baja a do , y sol baja a mi. En tonalidad real baja si a sol, re a si, y fa a re. Al apretar dos pistones a la vez, se suman sus caídas de tonalidad, siendo tres tonos lo máximo que se puede bajar: apretando los tres pistones a la vez : 2 semitonos + 1 semitono + 3 semitonos = 6 semitonos o 3 tonos.


La serie armónica de la trompeta se asemeja a la escala de música, pero hay algunas notas de la serie que son comprometidas por estar ligeramente fuera del rango y se las conoce como tonos de lobo (o wolftone). Algunas trompetas tienen un mecanismo deslizante para compensarlas.



La afinación se suele ver afectada por la temperatura ambiental, por tanto es necesario calentar el instrumento antes de tocar soplando a través de él. Para afinar correctamente la trompeta es necesario ajustar la bomba de afinación hasta conseguir la afinación deseada. La bomba de afinación es el codo metálico que remata la sección central de la trompeta y que queda a la misma altura que la campana. En esta misma ubicación se encuentra la llave de desagüe, utilizada para expulsar el agua que se acumula en el interior de la trompeta como resultado de la condensación del aire en sus tuberías.



La boquilla tiene un borde circular llamado anillo que proporciona un ambiente cómodo para la vibración de los labios. Inmediatamente detrás del anillo está la copa, que canaliza el aire por una apertura mucho menor, el granillo, que disminuye un poco para que coincida con el diámetro de la tubería principal de la trompeta. Las dimensiones de estas partes de la boquilla afectan al timbre o la calidad del sonido y a la facilidad y comodidad de la ejecución. En general, cuanto mayor y más profunda es la copa, más oscuro es el sonido del timbre.[3



La trompeta puede fabricarse en distintos estilos, con modelos para los principiantes, los trompetistas intermedios o para músicos profesionales. En el pasado, se fabricaron trompetas con un número de materiales improbables, incluyendo la madera, la arcilla y la cerámica. También han sido fabricadas completamente de latón, bronce, plata y níquel. La trompeta moderna está fabricada comúnmente de latón y a veces es galvanizado con plata, níquel, oro o cobre. Mide aproximadamente 50 cm.



La sordina es un mecanismo que sirve para cambiar la calidad y atenuar el sonido producido por la trompeta. Tiene forma de pera y encaja perfectamente en la campana del instrumento, aunque existen otros tipos de sordinas que no se acoplan en la campana (como la sordina desatascador). Suelen fabricarse de plástico o metal.[1]


Las sordinas obstruyen los movimientos de las ondas sonoras en los metales, amplifican ciertos armónicos y reducen otros. Los trompetistas han experimentado con diversas formas de sordinas, desde insertar una mano en el pabellón (técnica ortodoxa en algunos metales clásicos) o incluso cubrir la campana con un bombín.[4



La tesitura básica de la trompeta tiene una extensión de dos octavas y media, desde fa 2 por debajo del do central del piano, incluso en algunas ocasiones desde notas más graves, hasta do6. Aunque en la actualidad el registro aumenta hasta un fa - sol por encima de esta nota aumentando el registro a tres octavas. Por encima de esta nota, la trompeta tiende a emitir un sonido distorsionado, que es muy difícil de dominar. Por lo tanto, existe la recomendación a los compositores que al momento de escribir para estos instrumentos, no pasen los límites arriba mencionados. Esta recomendación es frecuentemente ignorada. Hay trompetistas dedicados a sobrepasar este régimen (los llamados "agudistas"), que superan con creces estos límites, incluso pudiendo aumentar este registro en más de una octava, y juegan con los tonos agudos o supra-altos, aproximadamente, hasta el tercer do por encima del central.



La trompeta promedio, sin pistones apretados (es decir: al aire) produce por lo general las notas do, mi y sol en todas sus octavas. No obstante, existen 4 excepciones: en la octava por debajo de la central, sol no se produce al aire, sino apretando el primero y el tercer pistón. En la octava central, el mi no se produce al aire, sino apretando el primer y segundo pistón. En la segunda octava, existe un si al aire. En la tercera octava, existe re al aire. Estas irregularidades se deben a los armónicos naturales.



En el siguiente cuadro se muestra las distintas notas que se obtienen apretando los distintos pistones.

La historia de la trompeta se remonta a los orígenes de la historia de la humanidad. Casi tan antiguas como la flauta, que se reputa como el instrumento más antiguo y generalizado, debieron ser la trompeta y la corneta, derivadas del cuerno de buey que aún puede servir como trompa de caza. Por tanto, las primeras trompetas fueron fabricadas con cuernos de animales cocidos, cañas de bambú, tubos vegetales ahuecados o conchas de moluscos y eran empleadas por los hombres primitivos para diversas cuestiones como eran los entierros, rituales para ahuyentar a los malos espíritus, para la caza o transmitir señales.[5


Con el descubrimiento de los metales comienza una nueva etapa para el desarrollo de los instrumentos de viento ya que el bronce es un material adecuado para su construcción mejorando su sonoridad y brillanted. Las primitivas trompetas carecían de boquilla y se usaban a modo de altavoz, gritando en su interior para deformar aumentando o distorsionando la voz del ejecutante.



En los pueblos de la antigüedad la trompeta aparece entre sus instrumentos musicales. Los egipcios atribuían su invención al dios Osiris y había sido heredada de los pueblos de Mesopotamia, disponían de diferentes trompetas que utilizan en paradas militares y rituales religiosos. Estos instrumentos recibían el nombre de Sneb y tenían forma cónica y rectos. Se encontraron dos trompetas en la tumba del faraón egipcio Tutankamon, que reinó de 1358 a 1353 a. C. y en las pinturas antiquísimas que las representaban. Dichas trompetas miden respectivamente 50,5 cm y 58 cm de largo, presentando un ancho pabellón, pero sin una embocadura propiamente dicha. La primera de ellas es de bronce y la segunda de plata, lo cual constituyó sin duda una excepción. Dichas trompetas estaban fabricadas en bronce con el método de cera perdida. En el Museo Británico, en el Museo del Louvre de París y en el Arqueológico de Nápoles se hallan trompetas de bronce egipcias y romanas y en el Numantino de Soria se conservan algunas de barro cocido y de factura ibérica, unas rectas y otras curvas. También se conservan trompetas del Imperio Persa en el museo de Persépolis (Irán).




Entre los pueblos hebreos la trompeta recibía el nombre de hazozra o chatzótzráh y tenía un carácter casi divino ya que atribuían su construcción a Moisés, siendo tocada únicamente por los sacerdotes para anunciar las asambleas y acompañar las consagraciones y los sacrificios. También tuvo uso militar y servía para levantar los campamentos nómadas o para dar la señal de alarma. La trompeta hebrea era corta, de unos 45cm de largo, con un tubo cónico de plata batida que producía un sonido homogéneo e ininterrumpido, o bien en dúos de dos trompetas, es decir, articulando distintamente varias notas diferentes. También existía otro tipo de trompeta, el shofár que estaba fabricada a partir del cuerno de un animal kosher (carnero, cabra, antílope y gacela) y era utilizado en varias fiestas judías, así como en algunos servicios de otras religiones cristianas y judeocristianas.[6


Otros pueblos que conocían y desarrollaron diferentes trompetas fueron el germano y el celta. La forma primitiva de "ese" (S) cónica de los cuernos germánicos y escandinavos denominados lur, lures, lure o luur (1500-400 a. C.) era debida a que estaba construida con el colmillo de un mamut. Se conservan ejemplares en perfecto estado hallados en excavaciones arqueológicas realizadas fundamentalmente en Dinamarca. La lure medía entre 1,50 y 2,50 m de media, era ligeramente cónica y presentaba la forma de S. El tubo se componía de dos partes curvas de diferente longitud, la segunda de las cuales estaba situada en un plano distinto a la primera. Por lo general los ejemplares que se han descubierto aparecen unidos de dos en dos, de idéntico tamaño y simétricos, lo cual hace suponer que se tocaban por parejas afinadas al unísono, o bien simultáneamente, o en alternancia. Se colgaban en la bandolera y los dos músicos, uno junto a otro, debían sujetar cada instrumento en vertical por encima de su cabeza. Se han realizado intentos con los ejemplares mejor conservados en los se han conseguido los doce primeros armónicos y una escala cromática de una séptima a partir del sonido fundamental, pero es poco probable que los antiguos aprovecharon esta extensión sonora.[6] El carnyx, karnix o karnyx celta era un instrumento de tubo recto que se dobla en ángulo recto ,en forma de gancho, parecido a la trompeta y destinado a usos militares, construido enteramente en bronce y con la campana en forma de dragón.[5] Este tipo de trompeta fue reproducido en el año 113 en el arco de Adriano, en Roma.



En torno al siglo IV a. C., los griegos ya incluían certámenes de trompeteros en el programa de los Juegos Olímpicos. La trompeta recibía el nombre de salpinx y su invención estaba atribuida a la diosa Atenea. Estaba fabricada en hierro o bronce, a veces de plata y era un tubo estrecho y con embocadura de cuerno o de hueso. Antes del pabellón, que era esférico y de dimensiones modestas, solían colocarse anillas decorativas o corredizas. La heredaron de los etruscos, que a su vez la habían heredado de los egipcios. También usaban el keras que era un cuerno cocido de animal y se usaba con fines militares.



Durante el Imperio Romano el uso de las trompetas heredadas de griegos y etruscos adquiere una gran importancia social. Estaban fabricadas en plata y bronce y recibían diferentes nombres: buccina, cornus, salpinx, aduba, clario, tubesta, lituus o argia entre otros, así como diversas formas rectas o curvas. La más conocida de todas ellas era la tubesta o tuba que media 117 cm y era de de forma cónica, con 1 cm de diámetro en la embocadura. El tubo cónico era de bronce, con una embocadura móvil y un pabellón ligeramente ensanchado; la tuba era utilizada en la infantería, pero también tuvo gran importancia en los combates de gladiadores junto con la trompa y el órgano hidráulico, utilizándose ocasionalmente en determinados sacrificios religiosos. El lituus, por el contrario, fue un instrumento de uso exclusivamente militar que se empleó en la caballería: era una larga trompeta cilíndrica, de dimensiones variables (de 75 cm aproximadamente a 1,40 m de largo) que tenía el extremo opuesto al de la embocadura doblado en forma de J, abierto sobre un pabellón a veces recortado. Como en el caso de la tuba, el tubo del lituus era de bronce. El timbre de estos instrumentos debía resultar sin duda poco agradable: los autores romanos califican el timbre de la tuba de "ronco" y "aterrador". El del lituus era más agudo y sin duda bastante mas estridente.[6] Los cuerpos de trompeteros romanos favorecieron el desarrollo de las trompetas utilizándolas para llamamientos, fanfarrias militares y civiles. En las esculturas romanas se puede observar que las trompetas aparecían en todas las procesiones.[7]


Tanto la Biblia como Homero en La Ilíada corroboran la importancia de la trompeta en las ceremonias religiosas primitivas y el de su uso en las batallas, incluso se apunta en La Biblia que el sonido brillante de las trompetas fue el causante de la ciudad de Jericó.


La cultura china contribuyó en gran medida en el desarrollo de la trompeta, aportando una curiosa trompeta compuesta por diferentes tubos cónicos que encajaban unos en otros telescópicamente. Otra aportación suya fue la trompeta helicoidal tocada por los marineros y sacerdotes budistas. También existía una trompeta llamada La pa o Laba y otra llamada suona que es un tipo de trompeta parecida al oboe de tonos altos y fuertes que puede tener siete u ocho agujeros.[9] El suona fue muy popular en la primera Dinastía Jin (265-420) en las zonas de la región de Xinjiang y está formado por un tubo cónico de madera perforado de ocho orificios (siete en la parte delantera y uno en la trasera), un tubo de cobre y un silbato de caña (lo que le hace similar al oboe) en el extremo superior de la madera y un altavoz de cobre en el extremo inferior.[10] Una versión de la suona es la corneta china, un instrumento que es aún muy utilizado como elemento melódico indispensable en la "conga santiaguera", tipo de música popular imprescindible en fiestas populares en la región oriental de Cuba, cuya capital es Santiago de Cuba, de ahí su nombre.



En los reinos de Java y Bali existía durante el siglo X unos pequeños conjuntos musicales en cuya formación se encontraba una trompeta de forma curva. En el Tíbet, desde el siglo VII la influencia india tiene como consecuencia la introducción de instrumentos como el dung-dkar,[11] fabricado con una caracola y en ocasiones con embocadura de metal y con una prolongación hecha con una placa metálica, llamada ala (gshog-ma), muy similar al sankh de la India,[12] y el wadun, fabricado con un cuerno. El mag-dun es una gran trompeta de sonidos graves y roncos que puede medir hasta 5 metros y es un instrumento característico y originario del Tíbet.



En Australia, las tribus aborígenes se servían de un instrumento que consiste en un tubo de madera largo y ahuecado que usaban en sus ritos y que recibe el nombre de didgeridoo o diyiridú.



Es importante mencionar que todas estas trompetas no tenían pistones y sólo manejaban entre 2 y 5 notas.


La trompeta siguió siendo utilizada en batallas y ceremonias mucho después de la disolución de estos pueblos. En la Edad Media, con instrumentos hechos de aleaciones de metales, se iba notando una distinción entre dos ramas de instrumentos de viento metálicos: los que posteriormente evolucionarían a trompetas y derivado, conocida como claro, y los que se derivarían en los trombones y familiares, denominada buccina.



En un principio el claro era un tubo recto y largo, pero para hacerlo más fácil de transportar, se redujo la longitud del instrumento doblando el tubo en espiral, recibiendo el nombre de clarión.



El Islam aporta varios instrumentos, las trompetas sarracenas son usadas por los musulmanes desde época muy antigua. Reciben el nombre de al-nafir o cuerno sarraceno que en España recibiría el nombre de añafil o nafir. El añafil era un aerófono recto, cuyo sonido surgía de la vibración de los labios del interprete en una boquilla en forma de pequeño embudo. Este tipo de instrumento se encuadra generalmente dentro del grupo de las denominadas "trompas naturales", ya que no presenta orificios, llaves ni ningún otro elemento constructivo que altere la afinación o el timbre. Era usado principalmente para usos militares.[13]


Durante esta época la trompeta adquiere popularidad debido a su gran sonoridad. Es el instrumento preferido de la nobleza. Los trompeteros y timbaleros tocan en fiestas solemnes, gozando de una posición social más elevada que el resto de los músicos. La trompeta se constituye en un elemento imprescindible para transmitir ordenes en el campo de batalla, en el castillo y pronto comenzaría a realizar funciones de entretenimiento para la nobleza. Esto dará lugar al nacimiento de trompetas trovadores de guerra y trompetas trovadores de corte o cámara.



Como dato curiosa cabe destacar que durante la Edad Media a los músicos se les consideraba "no honorables". La Iglesia les negaba los sacramentos y sólo cuando entraban al servicio de un noble o al servicio de una ciudad adquirían la condición de honorables.


Las trompetas antiguas eran de bronce fundido o planchas de hierro fino, eran rectas y sus embocaduras fueron una prominencia en el extremo del tubo hecha para apoyar los labios. A finales del siglo XIV la trompeta deja de ser recta, tomando en un primer momento la forma de ese (S) para hacerla más manejable y posteriormente fue tomando la forma actual con tubo cilíndrico en las dos terceras partes de su longitud para ensancharse en el último tercio y formar el pabellón. Paralelamente a esta evolución aparece la trompeta de varas o correderas que es la antecesora del trombón. Ésta consistía en la prolongación de la embocadura en el primer tubo del instrumento de esta forma la embocadura quedaba fija y el resto del instrumento se alejaba o volvía a sí. Se la denominó trompeta de corredera, doble trompeta o sacabuche, entre otros nombres.



La gran importancia de la trompeta en los conjuntos instrumentales medievales se advierte en el hecho de que, de los cuarenta y dos instrumentistas adscritos a la corte de Enrique VIII de Inglaterra, catorce eran trompetistas.[7



La llamada trompeta "natural" o barroca fue el instrumento para el que escribieron Claudio Monteverdi, Jean-Baptiste Lully, Henry Purcell, Johann Sebastian Bach o Georg Friedrich Haendel: se trataba de una trompeta vaciada en metal y de forma moderna (sección cilíndrica hasta el pabellón que se ensancha progresivamente), pero que no podía emitir debido a la presión del aire nada más que los armónicos naturales del sonido fundamental que venía determinado por la longitud del tubo (teóricamente, esta longitud debería ser 2,34 m). La trompeta natural estaba afinada en Do, más corrientemente en Re (en ocasiones en Fa en la Alemania del siglo XVIII). Su sonoridad clara y penetrante, brillantísima, perfectamente adaptada a las interpretaciones al aire libre, hizo que se pasaran por alto sus limitaciones por lo que hay muchos pasajes que, aún tocados en modelos de válvulas, siguen pareciendo de una dificultad increíble. Las trompetas naturales que se tocaban en conjunto en fanfarrias eran idénticas, es decir, todas ellas estaban en la misma tonalidad: el músico que tocaba la parte superior utilizaba una embocadura más pequeña para facilitar la producción de notas sobreagudas. La actual trompeta de caballería es una trompeta natural.


Se empleaba durante los siglos XVII y XVIII, tanto en Italia como en Alemania, la palabra clarino para designar a una trompeta natural de pequeñas dimensiones adaptada al registro agudo y después, poco a poco, acabó por aplicarse a cualquier parte escrita en este registro para trompeta de orquesta. Incluso en obras de Bach y Händel , las partes correspondientes al clarino se interpretaban con una pequeña trompeta afinada en Re, aunque el instrumento figura por primera vez de una manera explícita en la partitura del Orfeo de Monteverdi.[6]


A comienzos del siglo XVII, el papel de la trompeta en los conjuntos orquestales no era muy importante, aunque existen excepciones. El Orfeo de Monteverdi (1607) es la primera obra en la que se integra a la trompeta dentro de las formaciones orquestrales y dentro de esta obra se puede encontrar una tocata para cinco trompetas de diferentes afinaciones. Hacia finales del siglo XVII, la trompeta comienza a tomar un papel más protagonista y a ser un instrumento muy utilizado en las agrupaciones orquestales. Apareció entonces el Modo per imparar a sonare di trompa, de Fantino (Método para aprender a tocar la trompeta), publicado en Frankfurt en 1638, que es un testimonio del amplio uso que se la daba al instrumento.



En el mismo período, Purcell empleó frecuentemente la trompeta. En su ópera Dioclesian, una trompeta y una voz de contralto cantan a dúo. Sus composiciones solían ir destinadas como era costumbre de la época a John Shore, trompetista de la corte y miembro de una familia de trompetistas que fue famosa durante todo un siglo. En esta misma época la gran mayoría de los compositores alemanes incluían la trompeta en los conjuntos orquestales.[14]


Händel, poco tiempo después, escribió partes muy agudas y floridas para este instrumento, como su "Let the bright seraphim" (en Samson) y "The trumpet shall sound" (en El Mesías). Händel indicaba en la partitura "Clarino I, Clarino II y Prinzipale", lo que demuestra que en aquella época aún se mantenía la misma distribución para los instrumentistas que se empleaba en las composiciones orquestales de la época de Monteverdi. Bach también compuso para la trompeta partes muy elaboradas, y en general, en un registro más agudo. La interpretación de dichos pasajes más elaborados y tan agudos era posible debido a que los instrumentistas se especializaban dependiendo de las características de los pasajes, unos en pasajes agudos y otros en los graves de las partes para trompeta. Así, el instrumentista encargado de tocar el clarino únicamente interpretaba los pasajes más agudos por lo que dichos pasajes terminaban siendo más fáciles en su ejecución.[6]


Händel y Bach entonces, compusieron música en la que se le daba el papel protagónico a la trompeta y después de ellos, comenzó un periodo de decadencia de la trompeta, en la que fue degradada a un papel secundario. La trompeta se convirtió en un instrumento armónico de notas bajas y espaciadas, y de vez en cuando, en una parte más de la percusión, al ser siempre puesta en fortissimo en las partes finales de los movimientos de, por ejemplo, Mozart. Con Beethoven, la trompeta recupera cierta fuerza junto con los timbales, pero no la esperada.[7


El proceso que permite dotar al instrumento de un cromatismo capaz de eliminar los inconvenientes presentados por las trompetas naturales comienza a finales del Barroco. Son numerosos los intentos realizados al respecto: tonillos o piezas de recambio, trompeta de tapadera, trompeta de correderas o de varas y por último la aplicación gradual de los pistones.



Las piezas de recambio permitieron durante algún tiempo obtener diferentes tonalidades al aplicarlas a la trompeta pero a lo largo del siglo XVIII se siguió investigando para elevar los acordes de los cobres por medio de llaves y agujeros. Fue Anton Weidinger investigador y virtuoso de la trompeta, que aplica al instrumento las llaves basándose en los mismos principios en los que se basa la flauta o el fagot. Esta trompeta constaba de 3 o 4 llaves colocadas al costado y gracias a esto podían hacer todas las notas de la escala diatónica y cromática. Haydn y Hummel escribieron para Weidinger sus famosos conciertos. A pesar del éxito la trompeta de llaves no se impuso fue usada durante algunos años por bandas militares de Austria y de Italia, a finales de los años 1920 desapareció.[5]


Tras los primeros intentos consistentes en ponerle llaves a la trompeta se pasó a ponerle una vara (esta forma tuvo cierto éxito en Inglaterra en gran parte debido a eminentes trompetistas defensores de su uso como T. Harper y J. Horton, entre otros). La inclusión de los pistones tiene lugar de manera paulatina, siendo el inventor irlandés Charles Clagget quien construye en 1790 una trompeta doble afinada en Re y Mi con una única embocadura y como innovación un pistón. Más tarde, hacia 1815, Blühmel y Stölzel inventarían el sistema de pistones que posteriormente sería mejorado por Adolphe Sax y Périnet (en 1839) hasta llegar a una forma muy parecida a la actual de J.P. Oates, pasando por las mejoras que introdujo Merry Franquin, profesor del Conservatorio de París, que han permitido a los ejecutantes modificar a voluntad la altura de los sonidos del instrumento. Dauverne en Francia construyó la primera trompeta de dos pistones y la inclusión del tercer pistón se produjo en 1830 de mano de Müller de Maguncia y Satter de Leipzig.



El primer compositor en usar la trompeta de pistones en la orquesta fue Halévy, en su ópera La judía de 1835. En su partitura escribe para dos trompetas de este género y dos trompetas naturales con tubos de recambio.[7]


La trompeta de pistones llegó justo a tiempo para que Richard Wagner comenzara su música con gran aplicación de los sonidos metálicos de los instrumentos como el trombón y la trompeta, dándole un mayor papel protagonista. En la segunda mitad del siglo XVIII las orquestas se constituían corrientemente con dos trompetas (excepto para el acompañamiento de las obras corales, caso en el cual se escuchaban tres y hasta cuatro de estos instrumentos). Como norma general Wagner empleó tres, a fin de poder asignar a la trompeta acordes enteros. En su ópera Tannhäuser, un motivo especial lo lleva a emplear hasta doce trompetas. Desde Wagner los compositores de obras para orquesta han usado la trompeta sin ninguna clase de restricciones, siendo tres el número empleado normalmente.



Hasta finales del siglo XIX la trompeta de pistones no encuentra su puesto definitivo en la orquesta: Hector Berlioz seguía utilizando la trompeta natural y hasta 1920 se usará una trompeta de válvulas afinada en Fa que ya no es utilizada.


La trompeta en el siglo XX es un instrumento destacado en muchos y diferentes estilos musicales. Se puede encontrar en cualquier sala de conciertos sinfónicos o de cámara como solista o junto a otros instrumentos o en cualquier club de jazz.



Las partes en las obras que corresponden al clarino barroco se tocan con pequeñas trompetas de pistones denominadas trompeta píccolo, afinadas en si -la y con cuatro pistones. Sin embargo, desde los años 60 vuelve a utilizarse nuevamente una trompeta natural en re a la que también se ha bautizado con el nombre de "clarino", muy apreciada en interpretaciones de música barroca.



A finales del siglo XX, el éxito lo detenta la trompeta afinada en si aunque el timbre peculiar de la trompeta moderna en re haya sido empleada por compositores como Olivier Messiaen o Arthur Honegger. Igor Stravinski también realizó composiciones para trompeta.



Hoy, la trompeta se usa en casi todas las formas de música, incluida la clásica, jazz, rock, blues, pop, ska, funk y polca.


En la época posterior a la Guerra Civil Estadounidense se podían adquirir cornetas por un bajo precio y las trompetas se empleaban en los funerales, en las bandas callejeras, en las de baile y en las de jazz. A partir del año 1927, casi todos los cornetistas, salvo unas pocas excepciones, se pasaron a la trompeta, ya que preferían su sonido más melódico y la mayor claridad de sus notas agudas y por ser más sencilla su ejecución. La trompeta siguió siendo durante un tiempo el instrumento principal en los pequeños grupos de jazz, e incluso en las bandas de swing.[15] También es un instrumento destacado en el estilo Dixieland.



La trompeta que se suele emplear en el jazz tiene un tono fundamental en si . En el jazz primitivo se empleaba la corneta, que en el siglo XIX desempeñaba el papel que más adelante se asignaría a la trompeta. El fliscorno posee un sonido más suave y los trompetistas lo han adoptado como segundo instrumento en las bandas de jazz, aunque algunos se han especializado en él, como Art Farmer.[15] La aportación a la literatura para trompeta de músicos de jazz como Louis Armstrong, Joe King Oliver, Dizzy Gillespie o Miles Davis ha sido decisiva.


La trompeta es un instrumento fundamental en los conjuntos de mariachi. A principios del siglo XX, no era común la existencia de conjuntos de mariachi con instrumentos de viento. La flauta, el clarinete, el saxofón soprano, el trombón, el cornetín y la trompeta no se veían con frecuencia en los grupos tradicionalmente integrados por instrumentos de cuerda, como el violín, la guitarra o el guitarrón.



En la década de 1930 algunos mariachi de México, D.F. como Jesús Salazar, quien trabajaba con el Mariachi Tapatío de José Marmolejo, incorporaron la trompeta, que en los años 40 siguió cobrando fuerza hasta llegar a ser imprescindible para los conjuntos de mariachi. Pedro Infante grabó en 1949 las primeras canciones con un mariachi con dos trompetas, cosechando un notable éxito dicha innovación.



El uso de la trompeta en el mariachi alcanzó completa aceptación en 1952, cuando el conjunto Mariachi México, de Pepe Villa, grabó una serie de discos de gran éxito que efectuó el cambio decisivo en la instrumentación de los grupos de mariachi, que para los años 1960 en su mayoría incluían ya dos trompetas.[16] Aunque existían excepciones como el Mariachi Vargas que seguía usando una sola trompeta casi hasta mediados de la década de los 60. Alrededor de 1964 uno de los primeros dúos de trompetas que tuvo el Mariachi Vargas fue el de los hermanos Pedro y Crescencio Hernández.[17]


La trompeta es especialmente valorada en el son jalisciense.


Las trompetas corrientes están afinadas en do o en si y su tubo apenas supera un metro de largo. Tiene tres pistones y su extensión cromática, debida al mecanismo de los pistones, es de dos octavas y una sexta mayor. La trompeta en si suena un tono más grave que la trompeta en do. Este tipo de trompetas son normalmente usadas en las bandas de música, en las orquestas de jazz y en las orquestas sinfónicas (excepto en Francia y España donde se ha impuesto la trompeta en do).[6]


Trompeta de varas

La trompeta de varas puede ser llamada "trompeta slide" o también "trombón soprano". La vara es proporcional al tamaño del instrumento y tiene las siete posiciones de un trombón convencional. Este instrumento está logrado para que niños de muy temprana edad, puedan estudiar el mecanismo de la vara, de cara a tocar el trombón de varas en un futuro.



La trompeta de varas tiene un registro exactamente igual a la trompeta tradicional de pistones, pero su ejecución es mucho más lenta comparada con la de los pistones. Normalmente la tonalidad de la trompeta de varas o trombón soprano es si .



Trompeta piccolo

Artículo principal: Trompeta piccolo

La trompeta piccolo, también denominada trompeta barroca porque fue creada a finales del siglo XIX para interpretar obras barrocas (como las de Bach o Haendel, por ejemplo), es más pequeña que el resto de trompetas y suena una octava más aguda que las demás y se alcanza con mayor facilidad el registro sobreagudo. Normalmente está afinada en la o en si . Tiene cuatro pistones, aunque existen modelos con tres pistones. El cuarto pistón desempeña la función de transpositor y reduce en 5 semitonos la nota de la trompeta.[18] [6]


Trompeta baja

Artículo principal: Trompeta baja

La trompeta baja está afinada en do o en si . Suena una octava más grave que la trompeta normal y su tubo es más largo. Aunque fue utilizada por Wagner su uso no está muy extendido y se emplea en ocasiones excepcionales.[18] [6]


Trompeta pocket

Artículo principal: Trompeta pocket

La trompeta pocket (trompeta de bolsillo) es una versión en miniatura de la trompeta tradicional. Tiene más curvas que una trompeta normal, por lo tanto, el recorrido que hace el sonido es igual de largo, pero la trompeta en sí ocupa menos espacio. Esta gran cantidad de curvas hace que en las octavas altas, el sonido de la trompeta se vaya volviendo más metálico que el de una trompeta normal, con un sonido que asemeja al de un clarinete.

Boquilla

La boquilla y el tudel pueden dañarse fácilmente por un montaje impropio por lo que hay que realizar con cuidado dicha acción. La forma correcta es insertar suavemente la boquilla en el receptor y dar un leve giro para asegurarlo. Nunca hay que forzar la boquilla dentro del tudel, puesto que puede llegar a atrancarse. En caso de que esto ocurriera, no es recomendable en ningún caso usar herramientas de agarre (tenazas, alicates,... ) para quitar la boquilla atrancada sino que debe llevarse el instrumento a un establecimiento especializado en la reparación de instrumentos.[19



Pistones


Cada uno de los 3 pistones va encajado en unos cilindros huecos que reciben el nombre de camisas. Los pistones y camisas son partes muy importantes de la trompeta, por tanto, es necesario poner mucho cuidado en no doblarlos ni rayarlos. Un correcto mantenimiento de los pistones exige el lubricado antes y después de cada uso de la trompeta. Para ello, es necesario sacar el pistón en línea recta, sin girar, y aplicarle 2 ó 3 gotas de aceite lubricante específico para trompetas. Bajo ningún concepto debe usarse grasa para lubricar los pistones. Después se vuelve a colocar el pistón con cuidado apoyándolo en la camisa apropiada, alineando la guía del pistón con la ranura de la guía de la camisa. Se recomienda pulsar el pistón varias veces para que se cubra toda la superficie con el aceite lubricante.

Es recomendable una limpieza periódica de los pistones. Para ello, es necesario sacar el pistón en línea recta, sin girar, y dejarlo sobre una superficie limpia y que no raye el pistón. Con un cepillo de pistones se limpia el interior de la camisa. En caso de no disponer de dicho cepillo, se recomienda el uso de un paño doblado o una varilla envuelta en tela de algodón. Se limpian los pistones de cualquier tipo de suciedad acumulada en su superficie u orificios y se vuelven a introducir en sus correspondientes camisas, aplicándoles 2 ó 3 gotas de aceite lubricante.[19

Bombas

Al contrario que en el caso de los pistones, se recomienda usar grasa para lubricar las bombas. La grasa de bombas mantiene las bombas herméticas y las dota de un movimiento suave, por tanto es un factor esencial en el cuidado de la trompeta. Para realizar el mantenimiento de las bombas es necesario quitar la bomba presionando el pistón correspondiente. A continuación, se inserta una esquina de un paño de algodón limpio a través del agujero de la bomba y se limpia cualquier tipo de suciedad dentro y fuera de ella, así como en la superficie de las bombas interiores. Se aplica una pequeña cantidad de grasa de bombas y se introduce varias veces consecutivas la bomba para que la grasa quede extendida uniformemente.[19


The trumpet is a musical instrument with the highest register in the brass family. [1] Trumpets are among the oldest musical instruments,[2] dating back to at least 1500 BC. They are constructed of brass tubing bent twice into an oblong shape, and are played by blowing air through closed lips, producing a "buzzing" sound which starts a standing wave vibration in the air column inside the trumpet.

There are several types of trumpet; the most common is a transposing instrument pitched in B. The predecessors to trumpets did not have valves; however, modern trumpets have either three piston valves or three rotary valves, each of which increases the length of tubing when engaged, thereby lowering the pitch.

The trumpet is used in many forms of music, including classical music and jazz.



The earliest trumpets date back to 1500 BC and earlier. The bronze and silver trumpets from Tutankhamun's grave in Egypt, bronze lurs from Scandinavia, and metal trumpets from China date back to this period.[3] Trumpets from the Oxus civilization (3rd millennium BC) of Central Asia have decorated swellings in the middle, yet are made out of one sheet of metal, which is considered a technical wonder.[4] The Moche people of ancient Peru depicted trumpets in their art going back to 300 AD [5] The earliest trumpets were signaling instruments used for military or religious purposes, rather than music in the modern sense;[6] and the modern bugle continues this signaling tradition.



In medieval times, trumpet playing was a guarded craft, its instruction occurring only within highly selective guilds. The trumpet players were often among the most heavily guarded members of a troop, as they were relied upon to relay instructions to other sections of the army. Improvements to instrument design and metal making in the late Middle Ages and Renaissance led to an increased usefulness of the trumpet as a musical instrument. The development of the upper, "clarino" register by specialist trumpeters - notably Cesare Bendinelli - would lend itself well to the Baroque era, also known as the "Golden Age of the natural trumpet."



The melody-dominated homophony of the classical and romantic periods relegated the trumpet to a secondary role by most major composers. Berlioz wrote in 1844:
"Notwithstanding the real loftiness and distinguished nature of its quality of tone, there are few instruments that have been more degraded (than the trumpet). Down to Beethoven and Weber, every composer - not excepting Mozart - persisted in confining it to the unworthy function of filling up, or in causing it to sound two or three commonplace rhythmical formulae."[7]

The trumpet was slow to adopt the modern valves (invented around the mid 1830s), and its cousin the cornet would take the spotlight as solo instrument for the next hundred years. Crooks and shanks (removable tubing of various lengths) as opposed to keys or valves were standard, notably in France, into the first part of the 20th century.



The trumpet is constructed of brass tubing bent twice into an oblong shape.[8] The trumpet and trombone share a roughly cylindrical bore which results in a bright, loud sound. The bore is actually a complex series of tapers, smaller at the mouthpiece receiver and larger just before the flare of the bell begins; careful design of these tapers is critical to the intonation of the instrument. By comparison, the cornet and flugelhorn have conical bores and produce a more mellow tone.

As with all brass instruments, sound is produced by blowing air through closed lips, producing a "buzzing" sound into the mouthpiece and starting a standing wave vibration in the air column inside the trumpet. The player can select the pitch from a range of overtones or harmonics by changing the lip aperture and tension (known as the embouchure). Modern trumpets also have three piston valves, each of which increases the length of tubing when engaged, thereby lowering the pitch. The first valve lowers the instrument's pitch by a whole step (2 semitones), the second valve by a half step (1 semitone), and the third valve by one-and-a-half steps (3 semitones). When a fourth valve is present, as with some piccolo trumpets, it lowers the pitch a perfect fourth (5 semitones). Used singly and in combination these valves make the instrument fully chromatic, i.e., able to play all twelve pitches of Western music. The sound is projected outward via the bell.

The trumpet's harmonic series is closely matched to the musical scale, but there are some notes in the series which are a compromise and thus slightly off key; these are known as wolf tones. Some trumpets have a slide mechanism built in to compensate.

The mouthpiece has a circular rim which provides a comfortable environment for the lips' vibration. Directly behind the rim is the cup, which channels the air into a much smaller opening (the back bore or shank) which tapers out slightly to match the diameter of the trumpet's lead pipe. The dimensions of these parts of the mouthpiece affect the timbre or quality of sound, the ease of playability, and player comfort. Generally, the wider and deeper the cup, the darker the sound and timbre.



The most common type is the B trumpet, but C, D, E, E, F, G and A trumpets are also available. The most common use of the C trumpet is in American orchestral playing, where it is used alongside the B trumpet. Its slightly smaller size gives it a brighter, more lively sound. Because music written for early trumpets required the use of a different trumpet for each key — they did not have valves and therefore were not chromatic — and also because a player may choose to play a particular passage on a different trumpet from the one indicated on the written music, orchestra trumpet players are generally adept at transposing music at sight, sometimes playing music written for the B trumpet on the C trumpet, and vice versa.



Each trumpet's range extends from the written F immediately below Middle C up to about three octaves higher. Standard repertoire rarely calls for notes beyond this range, and the fingering tables of most method books peak at the C (high C) two octaves above middle C. Several trumpeters have achieved fame for their proficiency in the extreme high register, among them Lew Soloff, Andrea Tofanelli, Bill Chase, Maynard Ferguson, Roger Ingram, Wayne Bergeron, Anthony Gorruso, Dizzy Gillespie, Jon Faddis, Cat Anderson, James Morrison, Doc Severinsen and Arturo Sandoval. It is also possible to produce pedal tones below the low F, although this technique is more often encountered as a sound-production exercise than as a written trumpet part.



The smallest trumpets are referred to as piccolo trumpets. The most common of these are built to play in both B and A, with separate leadpipes for each key. The tubing in the B piccolo trumpet is one-half the length of that in a standard B trumpet. Piccolo trumpets in G, F and even C are also manufactured, but are rarer. Many players use a smaller mouthpiece on the piccolo trumpet, which requires a different sound production technique from the B trumpet and can limit endurance. Almost all piccolo trumpets have four valves instead of the usual three — the fourth valve lowers the pitch, usually by a fourth, to facilitate the playing of lower notes. Maurice André, Håkan Hardenberger, and Wynton Marsalis are some well-known piccolo trumpet players.



Trumpets pitched in the key of G are also called sopranos, or soprano bugles, after their adaptation from military bugles. Traditionally used in drum and bugle corps, sopranos have featured both rotary valves and piston valves.

The bass trumpet is usually played by a trombone player, being at the same pitch. Bass trumpet is played with a trombone or euphonium mouthpiece, and music for it is written in treble clef.

The modern slide trumpet is a B trumpet that has a slide instead of valves. It is similar to a soprano trombone. The first slide trumpets emerged during the Renaissance, predating the modern trombone, and are the first attempts to increase chromaticism on the instrument. Slide trumpets were the first trumpets allowed in the Christian church.[9]

The historical slide trumpet was probably first developed in the late fourteenth century for use in alta capella wind bands. Deriving from early straight trumpets, the Renaissance slide trumpet was essentially a natural trumpet with a sliding leadpipe. This single slide was rather awkward, as the entire corpus of the instrument moved, and the range of the slide was probably no more than a major third. Originals were probably pitched in D, to fit with shawms in D and G, probably at a typical pitch standard near A=466. As no instruments from this period are known to survive, the details - and even the existence - of a Renaissance slide trumpet is a matter of some conjecture, and there continues to be some debate among scholars.[10]

Some slide trumpet designs saw use in England in the eighteenth century.[11]

The pocket trumpet is a compact B trumpet. The bell is usually smaller than a standard trumpet and the tubing is more tightly wound to reduce the instrument size without reducing the total tube length. Its design is not standardized, and the quality of various models varies greatly. It can have a tone quality and projection unique in the trumpet world: a warm sound and a voice-like articulation. Unfortunately, since many pocket trumpet models suffer from poor design as well as cheap and sloppy manufacturing, the intonation, tone color and dynamic range of such instruments are severely hindered. Professional-standard instruments are, however, available. While they are not a substitute for the full-sized instrument, they can be useful in certain contexts.

There are also rotary-valve, or German, trumpets, as well as alto and Baroque trumpets.

The trumpet is often confused with its close relative, the cornet, which has a more conical tubing shape compared to the trumpet's more cylindrical tube. This, along with additional bends in the cornet's tubing, gives the cornet a slightly mellower tone, but the instruments are otherwise nearly identical. They have the same length of tubing and, therefore, the same pitch, so music written for cornet and trumpet is interchangeable. Another relative, the flugelhorn, has tubing that is even more conical than that of the cornet, and an even richer tone. It is sometimes augmented with a fourth valve to improve the intonation of some lower notes.



Fingering

On any trumpet, cornet, or flugelhorn, pressing the valves indicated by the numbers below will produce the written notes shown - "OPEN" means all valves up, "1" means first valve, "1-2" means first and second valve simultaneously and so on. The concert pitch which sounds depends on the transposition of the instrument. Engaging the fourth valve, if present, drops any of these pitches by a perfect fourth as well. Within each overtone series, the different pitches are attained by changing the embouchure, or lip position and "firmness". Standard fingerings above high C are the same as for the notes an octave below (C is 1-2, D is 1, etc.)



Notes in parentheses are the sixth overtone, representing a pitch with a frequency of seven times that of the fundamental; while this pitch is close to the note shown, it is slightly flat relative to equal temperament, and use of those fingerings is generally avoided.

The fingering schema arises from the length of each valve's tubing (a longer tube produces a lower pitch). Valve "1" increases the tubing length enough to lower the pitch by one whole step, valve "2" by one half step, and valve "3" by one and a half steps. This scheme and the nature of the overtone series create the possibility of alternate fingerings for certain notes. For example, third-space "C" can be produced with no valves engaged (standard fingering) or with valves 2-3. Also, any note produced with 1-2 as its standard fingering can also be produced with valve 3 - each drops the pitch by 1-1/2 steps. Alternate fingerings may be used to improve facility in certain passages. Extending the third valve slide when using the fingerings 1-3 or 1-2-3 further lowers the pitch slightly to improve intonation.

Instruction and method books

One trumpet method publication of long-standing popularity is Jean-Baptiste Arban's Complete Conservatory Method for Trumpet (Cornet).[12] Other well-known method books include "Technical Studies" by Herbert L. Clarke,[13] "Grand Method" by Louis Saint-Jacome, "Daily Drills and Technical Studies" by Max Schlossberg, and methods by Claude Gordon and Charles Colin.[14] Vassily Brandt's Orchestral Etudes and Last Etudes[15] is used in many college and conservatory trumpet studios, containing drills on permutations of standard orchestral trumpet repertoire, transpositions, and other advanced material. A common method book for beginners is the "Walter Beeler Method", and there have been several instruction books written by virtuoso Allen Vizzutti. The Breeze Eazy method is sometimes used to teach younger students, as it includes general musical information.



The trumpet is used in many forms of music, though the most recognised players have been in the jazz field. Louis Armstrong, for example, was well known for his virtuosity with the trumpet. Armstrong's improvisations on his Hot Five and Hot Seven records were daring and sophisticated while also often subtle and melodic. Miles Davis is widely considered one of the most influential musicians of the 20th century. His trumpet playing was distinctive, with a vocal, clear tone that has been imitated by many. The phrasing and sense of space in his solos have been models for generations of jazz musicians.[16] Dizzy Gillespie was a trumpet virtuoso and gifted improviser, building on the style of Roy Eldridge but adding new layers of harmonic complexity. Gillespie had an enormous impact on virtually every subsequent trumpeter, both by the example of his playing and as a mentor to younger musicians. Maynard Ferguson came to prominence playing in Stan Kenton's orchestra, before forming his own band in 1957. He was noted for being able to play accurately in a remarkably high register.[17] While he was not the first trumpeter to play in the extreme upper register, he had a unique ability to play high notes with full, rich tone, power, and musicality. While regarded by some as showboating, Ferguson's tone, phrasing and vibrato was instantly recognizable and has been influential on and imitated by generations of amateur and professional trumpet players. A direct connection to Ferguson's style of playing continues in the work of the trumpeters who played with him, notably Roger Ingram, Wayne Bergeron, and Eric Miyashiro. Although some had believed that Ferguson was endowed with exceptional facial musculature, he often shared in interviews that his command of the upper registers was based mostly on breath control,[18] something he had discovered as a youngster in Montreal.

Among the other great modern jazz trumpet players are Clifford Brown, Jon Faddis, Harry James, Wynton Marsalis, Freddie Hubbard, Lee Morgan, Chet Baker, Arturo Sandoval, Doc Severinsen and Don Cherry.

Notable classical trumpeters include Maurice André, Roger Voisin, Armando Ghitalla, William Vacchiano, Adolph "Bud" Herseth, Charles Schlueter, Malcolm McNab, Sergei Nakariakov, Maurice Murphy, Hakan Hardenberger, Philip Smith, Rafael Méndez and Wynton Marsalis.

A musician who plays the trumpet is called a trumpet player or trumpeter.



The trumpet is used in a wide range of musical styles including ska, ska punk, classical, jazz, Rock, Blues, pop, polka, cuban music, mariachi and funk.



Solos

The chromatic trumpet was first made in the late 1700s, but there were several solos written for the natural trumpet that are now played on piccolo trumpet; those old solos were of necessity high because the overtone series available to the natural trumpet only had stepwise notes at the top. Joseph Haydn's Trumpet Concerto was one of the first for a chromatic trumpet,[19] a fact shown off by some stepwise melodies played low in the instrument's range.







Familia Lacerda

3 comentários:

Anônimo disse...

[url=http://firgonbares.net/][img]http://firgonbares.net/img-add/euro2.jpg[/img][/url]
[b]adobe photoshop cs3 brushes downloads, [url=http://firgonbares.net/]where to buy photoshop[/url]
[url=http://firgonbares.net/][/url] office trial software uninstall windows vista
buy leopard software [url=http://firgonbares.net/]game software store[/url] adobe photoshop cs4 book for mac
[url=http://firgonbares.net/]microsoft office 2007 enterprise publr.cab fehler[/url] resellers of software
[url=http://firgonbares.net/]sites to buy software[/url] coreldraw 12 program access
convert adobe premiere files burn with nero 9 [url=http://firgonbares.net/]used software store[/b]

Anônimo disse...

[url=http://hopresovees.net/][img]http://vonmertoes.net/img-add/euro2.jpg[/img][/url]
[b]coreldraw x3 graphics suite activation, [url=http://hopresovees.net/]cheapest anti virus software[/url]
[url=http://hopresovees.net/][/url] adobe photoshop cs4 extended upgrade software at low prices
office 2003 updates [url=http://hopresovees.net/]photoshop elements 7 for mac[/url] buy software license
[url=http://bariossetos.net/]teacher software discounts[/url] financial software canada
[url=http://hopresovees.net/]educational software sales[/url] software for retail shops
macromedia com software flash about [url=http://bariossetos.net/]minimal price software[/b]

JULIO MARINHO disse...

adorei todos os instrumentos, sou musico da congregação cristã no Brasil, estão todos de parabéns pela apresentação e qualidade do blog.